jueves, 29 de enero de 2015

:::Dulce mentira, cruel realidad:::



“soy un chico sincero, no soy mentiroso”

El sol brillando, un cálido día y el cantar de las aves, si, definitivamente un día perfecto para tener una cita con mi amada novia.

Como la amo, no puedo parar de decírselo, es realmente la chica perfecta para mí, y ahí veo que se acerca tan deslumbrante como siempre, solo puedo sonreír como un idiota al observarla, ella me sonríe de igual forma para luego abrazarme.

-te quiero…-  pronuncia suavemente como si fuera un ronroneo aun con su cabeza en mi pecho

-yo mucho mas- susurro suavemente en su oído ella se separa un poco y me da un dulce beso.

Caminamos por el parque el cual fue el punto de encuentro y lo pasamos juntos todos los días, sin duda esta es la mejor cita que he tenido, ella es tan linda y tan inocente.

Ya iba atardeciendo, así que decido entregarle la carta que escribí con mucho trabajo en casa, ella la ve y sonríe, se que ama mis cartas, siempre lo menciona.

“He de compararte con la luna, ya que eres hermosa e iluminas mi 
oscuridad con tu rayo de luz, una luz blanca tan pura y limpia que siento que será borrado todo mal que pueda existir solo con una mirada tuya.

He de comparte con las rosas, ya que eres tan delicada y fuerte a la vez, capaz de lastimar a quien te quiera hacer daño, pero aun sabiéndolo tu belleza me atrae y quiero contemplarte aunque no sea digno de ello

He de compárate, sin embargo para mi tú no tienes punto de comparación, ya que tu eres la indicada, de eso estoy seguro”

Vi sus lagrimas caer al leer esa carta y no pude evitar sonreír, nos despedimos con un beso y me retire, hoy fue un estupendo día de verdad…

Y una risa escapo de mi boca.

Ahhhhh… sí que me encontré una chica muy…

Divertida, tonta y estúpida.
Creer palabras de amor como esas es algo realmente tonto, pero debo fingir un poco más, después de todo es mi diversión de un tiempo, nada serio, aunque me está empezando a aburrir y sonreír tanto me cansa.

Bueno solo será hasta que me harte por completo, la dejare y buscare alguien más a quien dedicarle mis cartas de amor y mis días brillantes. Algunas veces me pregunto,

¿Por qué serán tan tontas?

Solo deben invertir las palabras, es simple, pero ellas nunca se dan cuenta de que yo…

“soy un chico mentiroso, no soy sincero”


¿Quién será la siguiente?…




5 comentarios:

  1. ¡Alaa!! Iba yo toda emocionada y de repente desaparece la magia y la sustituye esa personalidad tan horrible Arrrgghh Odio a este chico >.< Me dan ganas de entrar ahí dentro y hacerle tragar una de sus cartas.
    Bueno, aun así, un relato genial. Me ha gustado mucho el giro del argumento. Un besoo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. *o* me alegra que te haya gustado, ese fue mi intento de historia de amor y pues se me ocurrió hacer eso y tuve que hacerlo xDD

      Eliminar
  2. Muchas gracias! de parte de las dos ^-^ asi suele pasar.. Y ella queria mostrar esa cara del amor.. y aprovecho y lo mato, como siempre

    ResponderEliminar
  3. Otoya respondeme con la verdad y nada mas que la verdad: ¿Odias a los chicos? , es que siempre los pones como unos patanes sin corazones O.o a y iba y leyendo el relato: toda emocionada y preparada para algo realmente dulce y de pronto ¡bamm! el chico termina siendo un sin verguenza desgraciado u.u por fa complaceme y escribe algo romantico y dulce pero esta vez verdadero (no como ese patan) :C por fa
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. jajajajaja, no odio a los chicos, en realidad los amo, desearía ser uno xD pero solo muestro un poco el pensamiento de la mayoría de ellos, tranquila que existe chicos buenos, algún día escribiré de un chico así y esa historia te la dedicare... algún día <3 gracias por leer mis historias *o*/.

    ResponderEliminar