martes, 14 de julio de 2015

:::Psicópata Obsesión:::


Lanzo un suspiro al aire antes de entrar a esa ferretería, se encontraba claramente muy cansado, pero a pesar de lo demacrado que pudiera estar en su mente se repetía una y otra vez que valía la pena tanto esfuerzo, al fin y al cabo todo lo hacía por amor.

-Hola Jackson, hacia un tiempo que no te veía- le sonreía el encargado de esa ferretería que se ha vuelto uno de los sitios que mas visitaba- wao… te veo algo cansado, ¿has dormido bien?

-Hola… no he dormido bien últimamente… bueno después de lo que paso con Aniie no podría dormir tranquilo nunca- comento con una mirada triste.

-Lo siento no debí hacer que saliera a relucir el tema de Aniie, después de todo a todos nos afecto lo que le sucedió…

-Si… bueno- dijo intentando sonreír- cambiando de tema, vine por algunas cosa, ummm… ¿tendrás de estas?- dijo mostrando una pequeña lista que el encargado leyó con rapidez para sonreír.

-OH! Perfecto, aun me quedan algunas- dijo sonriendo- ¿sigues trabajando en aquel proyecto del que me hablaste? ¿No crees que le dedicas demasiado tiempo a eso?

-Umm… quizás, pero si no fuera por eso me echaría a morir…

-No digas esas cosas hombre- dijo desaprobatoriamente, pero al rato puso una gran sonrisa- aun no me has dicho de que trata tu proyecto.

-Algún día lo sabrás, claro… cuando haya terminado – dijo con una sonrisa.

-Bien, estaré ansioso… por cierto ¿te enteraste?- menciono con un tono de temor mientras le entregaba la bolsa con lo que había ordenado.

-¿De qué?

-Encontraron a otra chica muerta… fue la semana pasada, llevaba desaparecida 6 días y bueno…encontraron su cadáver- le comento con preocupación.

-Eso es terrible…- dijo con una genuina cara de horror.

-Sí y además… otra chica desapareció ayer, aun no se sabe nada de ella… es horrible esto que está pasando, ya viene siendo la novena desde que empezaron los casos de desapariciones.

-La novena… pensar que la primera fue mi querida Annie…- dijo mientras apretaba los puños con rabia.

-Si… bueno, no quería ponerte más triste, anda animo que hay que seguir adelante, pronto encontraran al bastardo que comete estos crímenes y lo encerraran-  le animo con optimismo.

-Tienes razón…- dijo sonriendo- bien, gracias por las cosas, anótalo en mi cuenta, debo seguir con mi proyecto, me retiro.

- Adiós,  cuídate y suerte- se despidió con un saludo de la mano.

Siguió su camino hacia su hogar, durante el trayecto saludo a algunas personas que estaban cerca y sonreía como siempre, la gente al verlo no podía evitar sonreír con un poco de tristeza, sobre todo aquellos que lo conocían y conocieron en alguna ocasión a Aniie.

Al llegar a la entrada de su casa no pudo evitar voltearse y mirar fijamente a la calle, no se sentía orgulloso de sus acciones pero tampoco se arrepentía de ellas, al fin y al cabo era por amor… sin dar más preámbulo ingreso a su hogar, paso tranquilamente por la sala hasta llegar a la habitación que le pertenecía a Aniie.

-Hola linda,  ¿ya despertaste?- le pregunto a la chica que se encontraba amarrada a una silla con una soga en la boca que no le permitía hablar, solo lanzar pequeños chillidos.

-Mira lo que traje…- saco las sogas que compro en la ferretería, y miro la cara de pánico que tenia- tranquila, te quitare esa soga que no te deja hablar- después de decir eso removió la cuerda de su boca

-De…déjame ir…por favor…- susurro la chica con pesar y tristeza, apenas si se podía escuchar su voz

-Shhh… tranquila, estoy seguro que tu serás la correcta- menciono con una sonrisa- tu serás quien me devuelva a mi Aniie, ya lo veras.

-Déjame…- susurro mientras lágrimas salían de sus ojos

-No llores, tranquila…todo estará bien- dijo consolándola mientras le sonreí con ¿cariño?
Esa chica estaba realmente aterrada, no entendía nada, un día solo estaba caminando de noche por la calle, sintió un paño cubriendo su boca y se desmayo, al despertar estaba en ese sitio, atada y con un chico observándola detalladamente.

La habitación era linda, decorada para una chica, había fotos en todos lados de paisajes, animales y personas.

Su miedo aumento cuando lo vio sacando unas tijeras de un cajón cerca de ella, pensó que sería su fin y él lo noto para luego sonreír.

-Tranquila, no te voy a matar, no todavía…- eso solo la espanto mas.

-¿Por qué yo?...- logro decir mientras su cuerpo sufría temblores.

-Porque eres muy parecida a ella…- eso no le pareció una respuesta lógica pero vamos, ¿Qué era lógico en esa situación?- te diré algo… cortare tu cabello y tu responderás una sola pregunta mía, si aciertas te soltare, ¿vale?- ella asintió con rapidez mientras él se acercaba con las tijeras y empezaba a cortar su negro cabello hasta por encima de los hombros- listo…- dijo con genuina alegría.

-La pregunta…- dijo ansiosa y el rió un poco por eso

-Sí que se parece… bien, respóndeme…- dijo mientras se acercaba a una mesita de noche y tomaba una inyectadora con un liquido verdoso en ella para después acercarse nuevamente a la chica.- ¿si te suelto te quedarías conmigo por siempre como mi novia?

Eso la asombro, ¿Qué clase de pregunta era esa?, ¿Acaso bromeaba?, se fijo en sus ojos y noto que hablaba enserio, solo tenía que decir que si, era fácil, él la soltaría, ella escaparía y lo acusaría con la policía para que lo encerraran, sin pensarlo mucho y con todo planeado respondió.

-Si… acepto- el mostro una gran sonrisa que después se fue deformando en una mueca para finalizar suspirando con pesadez.

-De nuevo me equivoque…- ella abrió los ojos sorprendida, ¿No era correcta esa respuesta? Sintió un temblor en todo su cuerpo- tendré que matarte…

-No… por favor…no le diré a nadie, suéltame…- decía mientras gruesas lagrimas salían de sus ojos, luego sintió como el levantaba su rostro y la miraba a  los ojos.

-Cometiste dos errores… no eres como Annie, pero tranquila,  no sufrirás- dijo mientras se separaba y miraba la aguja, acerco la punta al hombro de ella mientras la pobre chica pataleaba y gritaba, hasta que la inyecto y el liquido entro en su sistema.
-No…- susurro antes de cerrar sus ojos y morir.

-Ashhh… de nuevo me equivoque de chica- se quejo con pesadez mientras se recostaba en la cama de la habitación que le pertenecía a Aniie- a este paso acabara con todas las chicas de la ciudad jeje…- no pudo evitar soltar una carcajada mientras veía a la chica inerte atada a la silla frente a él- Aniie…definitivamente como tú no hay ninguna, pero yo encontrare a la que más se parezca…

De ponto paro de reír, y sus ojos se volvieron tristes, recordaba a Aniie, ella era alguien tan especial, recuerda cuando la conoció, su primer beso con ella, cuando empezaron a salir, su sonrisa, cuando decidieron vivir juntos. Todos eran recuerdos tan hermosos, pero todo se deshizo por culpa de ella, ya que al parecer para Aniie era más importante su carrera que él, su novio, recordaba su última discusión con ella…

- Jackson!! Hay algo que debes saber- había mencionado Aniie emocionada.

-¿Qué paso?- dijo saliendo de su habitación con una bata de laboratorio- espero sea importante porque estoy trabajando en un nuevo experimento- dijo Jackson con orgullo.

-Pues… mira- le mostro una carta que había recibido hace unos minutos, el la tomo y lo que leyó en ella no le gusto para nada- me dieron una beca en estudios de fotografía, ¿no es fabuloso?, podre estudiar en otro país lo que me apasiona-  dijo muy emocionada, el bajo la carta y la miro serio.

-No iras…

-¿Qué dices?

-No iras, no lo permitiré

- Jackson no te estoy pidiendo permiso, solo te lo informo ¿vale?- dijo con un tono serio.
-¿Qué pasara con lo nuestro?

-Por favor, es una oportunidad en un millón, me voy por estudios, son solo 3 años cuando regrese veremos si aun hay un “lo nuestro”- se escucho el fuerte ruido de el golpeando la puerta con su puño.

-¿Quieres terminar conmigo?- dijo en tono enojado.

- Jackson… hace tiempo nuestra relación se está degastando, yo pienso que debemos conocer otras personas y…- no termino de hablar cuando fue jalada por el brazo por él y guiada a su habitación- oye!! Suéltame!!

-No necesitamos otras personas, solo tú y yo basta- dijo para meterla en la habitación y encerrarla.

-Oye!! Abre la puerta!! Jackson!!- estaba confundida, ¿Qué le pasaba a él?, esa actitud no era normal, dio un gran suspiro y se alejo de la puerta mientras buscaba salir por la ventana, pero cuando estaba a punto de abrirla la puerta abriéndose hizo que volteara- por fin me dejaras salir…

-no lo harás… no te iras de mi lado- ahora Aniie si sentía algo de miedo, más que por las palabras por las cuerdas que traía Jackson en sus manos, así que en un rápido movimiento intento abrir la ventana pero esta no cedía.

Sintió como era tomada con rudeza por él y como la arrojaba a la silla que quedaba frente a su peinadora, ella lo araño e intento golpearlo pero la diferencia de fuerzas era mucha y al final el termino atándola a la silla.

-¿Qué crees que haces?, ¡suéltame!, ¡esto no es graciosos!- le grito con rabia.

-Aniie… dime que te quedaras conmigo, si lo haces te soltare y olvidaremos todo- dijo él con su sonrisa tierna mientras la miraba y ella sabía que la situación no le favorecía, pero su orgullo no la dejaría flaquear.

-Si me sueltas me iré a Europa a estudiar- dijo con decisión.

- ¿Decisión definitiva?

-Si…- el suspiro y la miro con rencor mientras sacaba de su bata una jeringa con un liquido verdoso.

- Este es mi nuevo experimento… es capaz de matar a alguien en cuestión de segundo solo con una pequeña dosis, además al contacto con la sangre se mescla con esta y no se puede detectar…serás la primera en probarlo- Aniie se sorprendió, ¿Acaso era capaz de llegar tan lejos?, mentiría si dijera que no temía a la muerte, pero aun así no dejaría que él se saliera con la suya así fuera a costa de su propia vida.

-Atrévete- lo reto.

-¿No suplicaras por qué no te mate?

-ni en tus sueños te suplicaría nada- mostro toda la rabia que sentía en ese momento solo con verlo, luego sintió el pinchazo en su brazo y empezó a sentir sueño.

-tu me obligaste a esto Aniie…- dijo observando como la mirada de Aniie se apagaba y cerraba sus ojos.

Un minuto.

Dos minutos…

Tres minutos después se dio cuenta de lo que hizo y empezó a llora, había matado a su novia, pero ella lo provoco, no fue culpa de él, no, fue de ella, si, ella y su testarudez eran los culpables.

Rápidamente se levanto y vio que era de noche, así que tomo el cuerpo de su amada lo envolvió en una bolsa y lo subió a su carro para luego lanzarlo al desagüe que estaba cerca, al día siguiente le informaron la tragedia y el solo pudo llorar, la policía se sintió mal por el chico y le aseguraron conseguir al responsable…

Que ironía…

se levanto de la cama al escuchar el sonar de timbre, se vio y se aseguro que no hubiera nada raro en su aspecto, observo por última vez el cadáver de la chica y salió de la habitación, al abrir la puerta de la entrada se encontró con la policía y les sonrió como siempre.

- ¿Jackson como va todo?- dijo animadamente uno de los oficiales.

-Bien, bueno dentro de lo que cabe…

-Me imagino, bueno te traemos esto, es un regalo de parte de nosotros- dijo mientras le entregaba una caja – dentro hay un pastel disfrútalo.

-De seguro lo hare, gracias.

-bueno, adiós nos vamos viendo.

-Ok, adiós- finalizo para cerrar la puerta.

Los oficiales se quedaron afuera y se dirigieron a su patrulla.

-¿Por qué le llevas un pastel?- pregunto el otro policía

-Eres nuevo y por eso no estás enterado, pero ese chico la paso muy mal, la primera víctima de los casos de chicas asesinadas fue su novia.

-¿Enserio?

-sí, fue duro para él, yo mismo le di la notica y el no paraba de llorar, así que cada semana le llevo un pastel.

-Y… ¿Cómo mueren las chicas?

-Eso es un misterio, no parecen ser ahorcadas ni mueren ahogadas, ya que no hay rastro de esas posibilidades, no tienen ni cicatrices ni nada.

-¿Envenenadas entonces?

-Eso pensamos pero lo descartaron, no consiguieron ningún veneno en el sistema de ninguna.

-Que mal… parece complicado, ojala pronto encerremos al causante de estas tragedias.

-Eso espero…


Al día siguiente la chica que había desaparecido hace un día fue encontrada…muerta, presento las mismas características de las anteriores y el veneno nunca fue detectado…todas tenían algo en similar, cabello negro, corto, piel clara y ojos marrones, la investigación se sostuvo durante años mientras que cada vez habían mas victimas y de esta forma el culpable nunca fue descubierto…


Y pensar que estuvo más cerca de lo que creían…








Notas de autora ^-^

No hay comentarios.:

Publicar un comentario